Home GRABACIONES Conjunto de Jazz de la UFLO - JUST JAZZ

Conjunto de Jazz de la UFLO - JUST JAZZ

E-mail Imprimir PDF

“Conjunto de Jazz de la UFLO - JUST JAZZ”

Todo comenzó en 1990, cuando en un curso que yo coordinaba en el Instituto Privado de Psicología Médica en Flores, uno de los asistentes, Marcelo Molica, comentó que su afición era la batería. Kathy Hall, otra compañera, escuchó, interesada, y contó que a su mamá le gustaba cantar jazz en su hogar de Minnessota... y que ella misma había integrado un coro en la Iglesia Luterana.

Como en el recinto había un piano Pleyel de media cola, le propuse a Kathy que cantara algo. Dijo que nunca había cantado jazz, pero sabía la letra de "Summertime". Marcelo se sentó a una vieja batería que estaba en la sala, yo al piano, y la voz de Kathy llenó el recinto de emoción... Sus compañeros escuchaban, ensimismados, como una muestra inicial de público de jazz.

Entonces decidimos con Marcelo y ella reunirnos para ensayar. Para ampliar el conjunto, llamé a mi antiguo amigo y compañero de banda, Alfonso Ferramosca, un talentoso ejecutante de cañas, desde el clarinete hasta el saxo bajo, a quien Louis Armstrong, en su gira en los 60 por Buenos Aires, le había dicho, al tocar juntos, que era el mejor clarinetista que conoció fuera de los E.E.U.U. “Satchmo” había tocado en el Gran Rex con su sexteto, que integraban Edmond Hall en clarinete y Trummy Young en trombón, y en una “jam session” conoció a Alfonso.

Por sugerencia de Alfonso invitamos también a Héctor Basso, un conocido músico y docente profesional que ejecutaba bajo, contrabajo y tuba, ¡y a veces hasta cantaba! Así, luego de 45 años, volvimos a tocar juntos. En la década del 50 habíamos actuado en la confitería Richmond de Esmeralda, donde los sábados por la mañana tocábamos para la audición “Jazz del Ayer” de Oscar Guerrero.

Ésta nos daba a conocer para actuar en conciertos y bailes, con músicos de primera línea actual, como Santiago Giacobbe en piano, Alfredo Remus en contrabajo, Néstor Astarita en batería y Walter Malosetti en guitarra. Nunca olvidaré una memorable sesión en el Alvear Palace Hotel, creo que en 1995, donde actuamos para un baile con Alfonso y el baterista Volonté (se me escapa su nombre). No conocíamos al pianista, quien era no menos que Adrián Russo, quien nos dijo: “Toquen lo que quieran en cualquier tono”, y nos acompañó como los dioses. Su estilo era algo similar al de Frank Signorelli y yo estaba en la gloria por las armonías plenas que empleaba.

En 1955 y 56 formamos una orquesta estable de 8 integrantes, denominada The New Yorkers, orientada hacia el estilo llamado en los años 20 “highbrow” (“cejas levantadas”, por su pretensión de refinamiento). Esta línea del jazz, relativamente poco difundida, estaba inspirada en músicos clásicos impresionistas como Debussy y Ravel y ejecutada por figuras como Bix Beiderbecke, Red Nichols, Miff Mole y otros.

Pero, volviendo al aquí y ahora, en 1991 llamamos al flamante conjunto “Just Jazz”. Los criterios para elegir los temas fueron: que se ajustaran a la personalidad de Kathy, a los instrumentos de que disponíamos y a los recursos de los dos aficionados (Marcelo y yo).

En ese año decidimos dejar un casete “para la posteridad” (aun no existían los CDs en Argentina) y en el estudio de Parera grabamos esta selección, en su mayoría compuesta de baladas y algunos standards.

Personalmente, considero que el jazz debe transmitir emociones (las más habituales son afecto, alegría y tristeza), si bien valoro técnicamente otros estilos como el “cool” o el “bop”. Pero Chet Baker, en mi opinión el mejor trompetista de baladas que existió, dijo algo así como que “lo esencial es cómo se pasa sobre los acordes y los sentimientos que se generan, en lugar de tocar más rápido, más fuerte y más agudo”. Lo que el músico siente, lo transmite a través de su instrumento y sus emociones son activadas en los oyentes.

En esta grabación, Alfonso alterna entre el clarinete y el saxo tenor. Y Héctor ejecuta un “scat” (improvisación vocal con sonidos provocados por sucesión de sílabas, cuya primera grabación se debe a Louis Armstrong) en “El predicador” (The preacher). Marcelo interviene como baterista en una sola pieza en forma audible.

– Dr. Roberto Kertész

PERSONAL


Alfonso Ferramosca (clarinete y saxo tenor)

Héctor Basso (bajo, vocal y scat)

Roberto Kertész (piano)

Kathy Hall (vocalista)

Marcelo Molica (batería)



REPERTORIO


1. Someone to watch over me (Alguien que me cuide) (George & Ira Gershwin) 3’58





2. Out of nowhere (De la nada) (John W. Green & Edward Heyman) 2’11





3. Deep purple (Púrpura vivo) (Peter DeRose & Mitchell Parish) 3’05





4. It could happen to you (Podría ocurrirte a tí) (Jimmy Van Heusen) 4’46





5. Stardust (Polvo de estrellas) (Hoagy Carmichael) 2’43





6. The preacher (El predicador) (Horace Silver) 2’17





7. I can’t give you anything but love, baby (No puedo darte más que amor, nena) (Jimmy McHugh & Dorothy Fields) 3’12





8. You made me love you (Tú hiciste que te quiera) (James V. Monaco) 3’32





9. Embraceable you (Adorable) (George Gershwin & Ira Gershwin) 3’31





10. Makin’ whoopee (Tirando manteca al techo) (Gus Kahn & Walter Donaldson) 3’25





11. Ain’t she sweet? (¿No es ella dulce?) (Milton Ager) 2’26




12. As time goes by (Según pasan los años) (Herman Hupfeld) 3’44




 

Buscador

Contacto

Instituto de Difusion y Estudios del Jazz de la Universidad de Flores
Camacua 245 - Flores
Ciudad de Buenos Aires
1406
Argentina

Tel:(11) 15-5871-9253
linerodrum@hotmail.com

Canal Youtube

IDEJazz Youtube